Mascotas

Thyssen


Thyssen María, la pequeña niña de mis ojos…

Era una noche de verano, muy calurosa. De esas que te obligan a estar con la ventana abierta y el ventilador puesto si querías intentar dormir un poco. Hacía ya dos noches que escuchaba un maullido en la lejanía de la noche, pero esta vez era mas tenue y discreto.

Al principio creía que era un gato en celo que buscaba pasarlo bien, pero esos maullidos ahora me parecían un grito desesperado de auxilio.

Bajamos a ver que ocurría, serían las tantas de la mañana, no recuerdo la hora. Una vez en la calle, con todo en silencio y afinando el oído, localizamos la fuente del maullido. Era una gatita de tres colores que tenía el rabo atrapado en un amortiguador de un coche abandonado, muy jovencita.

Esta gatita se defendió de nosotros con uñas y dientes. Si, estaba atrapada, pero a saber que calvario habría sufrido para defenderse así cuando nos vio.
Así pues, cogí una camiseta, la arropé para que no viera nada (y para defenderme de sus arañazos) mientras, con cuidado, levantábamos el coche a pulso para que su cola pudiese salir del amortiguador.

La pobre estaba muy mal, llevaba días sin comer ni beber, tenía infección de oídos, gusanos, delgada a mas no poder y la barriga hinchada de gases y otras cosas.

Pasó la noche en casa, la intenté cuidar y al día siguiente la llevé al veterinario a primera hora. 
El veterinario fue muy tajante. No se puede hacer nada por ella, está muy mal.

Aun así, haga todo lo posible por salvarla, le dije.

El veterinario le puso varias inyecciones y calmantes para llevarla a casa y darle mucho cariño y mimos. Así quedó tras el veterinario y un baño:

2003

Y si, lo superó, vaya que si lo superó. Se aferró a la vida como nadie que haya conocido jamas y disfrutó de una vida llena de amor, cariño y comodidades. Lo primero era su salud, su alimentación, sus juguetes, todo giraba a su alrededor y se lo había ganado.

Han pasado 17 años ya de aquello y hoy nos dices que necesitas un merecido descanso. Así que descansa pequeña mía, te lo has ganado.

Nunca te olvidare, mi pequeña, nunca. Siempre serás mi pequeña Thyssen María, estés en casa o estés en otro lugar.

Mascotas
Loki, Mi niño…
There are currently no comments.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.